El cerebro hace de 'cíclope' para compensar las diferencias visuales entre los ojos