Un ciclista iba con chanclas, sin casco y agarrado a una furgoneta a 100 kilómetros por hora