Blue Monday: El día más triste del año y la fórmula sin sentido que lo reivindica