El cielo de San Francisco, marcado por la increíble estela de un meteorito