Mark Archambault, el primer paciente en recibir el nuevo medicamento contra el alzhéimer