Un test de sangre capaz de detectar hasta 8 tipos de cáncer abre la puerta a la esperanza