El genoma y el tratamiento individual: la gran batalla para convertir el cáncer en una enfermedad crónica