Graban a un caimán devorado por isópodos gigantes a 2.000 metros de profundidad