Descubren en ratones una proteína que evita los daños intestinales de la radioterapia