Activistas de Greenpeace nadan hasta una plataforma petrolera en el Mar del Norte