El declive de las aves comunes en España se triplica y sus consecuencias pueden ser desastrosas