El primer asteoroide interestelar que ha fascinado a los científicos