Una prueba simulada muestra como sería el asentamiento de la humanidad en la Vía Láctea