El guardián contra el bullying mide 1,40, tiene mirada penetrante y es un robot