El encuentro sexual que pudo costarle la expulsión de los Juegos Olímpicos