La cocina monacal, un buen aliado para superar la crisis