Los inspectores de la Junta increpados en un colegio de Seseña