Los controladores y AENA se acusan mutuamente de la falta de acuerdo