Un cuadro pintado por Putin se vende por 830.000 euros