ARCOmadrid 2012 pone a prueba el mercado del arte con más sobriedad y menos galerías