ARCO, el arte sí tiene precio