La Academia de la Historia admite que su diccionario puede necesitar revisión