Adán y Eva recuperan su esplendor