Adicciones, desmoronamientos y blancos paisajes se adueñan de Sitges