Adiós a un mito del rock argentino