Aimee Rose Francis, la bloguera que cobra 7.000 euros por hablar de grandes marcas