Albert Hammond demuestra en Madrid que su leyenda sigue muy viva