El pintor Albert Oehlen brinda por los artistas malos que generan mercado