Alberto Manguel no cree "en fronteras de ningún tipo, ni dogmáticas ni políticas ni literarias"