Adiós Amparo Baró, Sole, la de las collejas