La casa de Amy Winehouse será la sede de la fundación que lleva su nombre