Los Ángeles se prepara para acoger los Grammy, la gran fiesta de la música