Angelina Jolie, una heroína en Cannes