Argentina invoca en Fráncfort sus figuras tutelares y sus muertos