Ariadna Gil cree que el cine debe estar por encima de los conflictos personales