Arqueólogos hallan indicios de que el hombre navegaba ya hace 130.000 años