El conjunto cubano Ars Longa lleva al Festival el mestizaje del barroco americano