Artaud, cuando el dolor se convierte en obra de arte