La Barcelona Bridal Week prevé que la de este año será su mejor edición