La Berlinale tiende su polivalente alfombra roja para divos y gente común