Beyoncé sacude el Estadi Olímpic a golpe de pop y proclamas feministas