Beyoncé y su embarazo: el bombazo mediático