La Biblioteca Nacional podría ahorrar al año 365.000 euros si no tuviera que contratar fuera la mitad de sus técnicos