Billy Bob Thornton, desencantado con el Hollywood de vampiros y 3D