Blecua cree que se habla bien el castellano y que los anglicismos viven perfectamente con todas las lenguas de Occidente