Bogotá, encandilada con la vitalidad de Adolfo Domínguez y el exotismo de Pepa Pombo