Bonilla reivindica la idea del cuentista como alguien capacitado para engañar