Britney Spears pone de patitas en la calle a su entrenador personal