Calder y Lloyd Webber lideran las fortunas británicas amasadas con la música