Caos en la primera gran celebración del Carnaval de Río de Janeiro